Diástasis

19/04/2016

Publicado por Teresa Guijarro

¿Has notado que al incorporarte de la cama se forma un bulto a la altura de tu ombligo? Se llama diástasis y tiene solución.

Los rectos o la famosa tableta de chocolate están unidos entre sí por tejido conjuntivo, principalmente colágeno. Esta unión

se conoce como línea alba. Los rectos recorren prácticamente toda la cara anterior del abdomen: desde las costillas hasta la parte superior del pubis.

¿Qué ocurre en una diástasis?

Los rectos derecho e izquierdo, se separan, provocando una zona débil en nuestro abdomen. Se considera separación cuando hay más de 2,5 cm de separación entre ambos rectos abdominales.

Funciones del recto abdominal

[arrow_list_one]
  • Es un musculo postural, nos ayuda a mantener el cuerpo erguido.
  • Permite la flexión y la inclinación de nuestro tronco
  • Es un músculo accesorio de la respiración: limita la inspiración y favorece la espiración, amortiguando las presiones abdominales.
  • Está implicado en nuestras funciones fisiológicas, (el parto, la defecación, la micción…etc)
  • Mantiene las vísceras abdominales en su sitio, haciendo de sostén.
[/arrow_list_one]

Consecuencias de una diástasis

Es importante que actúen en conjunto el diafragma, la columna lumbar, la pared abdominal y el suelo pélvico. Si alguno de ellos falla en su función, le va a afectar al resto, desprogramando nuestra faja abdominal. Es un problema funcional y estético. Pudiendo provocar:

[arrow_list_one]
  • Dolor de espalda
  • Debilitamiento del suelo pélvico
  • Incontinencia urinaria
  • Prolapsos
  • Dolor pélvico o sensación de pesadez
  • Mala postura
  • Problemas digestivos: estreñimiento, hemorroides, gases
  • Problemas respiratorios
  • Relaciones sexuales con calidad más baja.
[/arrow_list_one]

Factores de riesgo

[arrow_list_one]
  • Aumento de peso: hay un aumento de las presiones en la cavidad abdominal
  • Embarazo: con el aumento de peso, la distensión abdominal, los esfuerzos y los cambios hormonales la zona se vuelve más vulnerable. (Es importante mantener una ingesta de líquidos adecuada e hidratar el abdomen).
  • El parto: partos muy largos sometiendo al abdomen a esfuerzos importantes y continuados.
  • Abdominales convencionales o cualquier actividad hiperpresiva para la zona abdominal, como puede ser: coger peso elevado, running, estreñimiento, tos crónica.

[/arrow_list_one]

Qué debo hacer si tengo diástasis o puedo hacer para mejorarla?

Si tienes dudas o no te has hecho, o hiciste en su día, una valoración de tu suelo pélvico, es importante que acudas a un profesional para que te valore y posteriormente puedas empezar con la recuperación de tu abdomen y suelo pélvico.

Un fisioterapeuta puede valorarte la presencia o no de diástasis.

Acude a un profesional para:

[arrow_list_one]
  • Mejorar tu tono abdominal, pero sin los abdominales clásicos. Los abdominales convencionales están totalmente contraindicados. Lo único que vas a conseguir es aumentar la diástasis y seguir debilitando tu suelo pélvico.
  • Es recomendable la realización de Low Pressure Fitness, Técnicas hipopresivas o Gimnasia Abdominal Hipopresiva, de las manos de un profesional en la materia. De esta manera reprogramas tú faja abdominal para:
    • Mejorar la diástasis
    • Mejorar la postura
    • Tonificar tu pared abdominal
    • Mejorar y/o prevenir las disfunciones de suelo pélvico
[/arrow_list_one]

En Clínica Angular estamos formados para trabajar con los ejercicios hipopresivos. Puedes encontrarnos en Teatinos, Málaga.

Artículos relacionados con Hipopresivos

[arrow_list_one] [/arrow_list_one]
Leave A Comment