Clínica de Fisioterapia. Adultos, Pediatría y Maternidad


  Llámanos : +34 605 787 829

suelo pélvico

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel se basan en realizar una contracción voluntaria de los músculos del suelo pélvico.  Al realizar esa contracción se tiene que notar un cierre y ascenso de la vagina y esfínter anal.

Cómo hacer bien los ejercicios de kegel

  • Primero hay que tener claro donde están estos músculos y como se realiza la contracción adecuadamente.
  • Fíjate en tu postura: si elegimos posiciones sin gravedad (tumbada) será mas sencillo que posturas en las que influye la gravedad (cuadrupedia, sedestación o bipedestación). Tenlo en cuenta al ir progresando con el ejercicio.
  • También tenemos que incorporar la elongación a nuestro cuerpo (crecer) con nuestra pelvis neutra.
  • Tras cada contracción, tenemos que relajar la musculatura (si, nuestro suelo pélvico también genera tensiones y contracturas)
  • Realiza las contracciones mientras continuas respirando, no hagas apneas durante el esfuerzo/contracción.
  • Debemos contraer solo los músculos del suelo pélvico: no contraer glúteos, ni rectos abdominales ni aductores.

Si tienes dudas al localizar tu suelo pélvico o no sabes si realizas bien la contracción ( en lugar de ascender, empujas hacia fuera), te recomendamos acudir a un fisioterapeuta de suelo pélvico. El te guiará y valorará tu suelo pélvico para que puedas entrenarlo de una manera adecuada y personalizada.

Siempre recomendamos una valoración por parte de un profesional para conocer el estado del que partimos, ofrecer un entrenamiento adaptado y/o evitar lesiones.

Quién debe realizar los ejercicios de Kegel

Cualquier persona (mujer u hombre). Es bueno tener unos músculos fuertes y elasticos en todo nuestro cuerpo, y lo mismo ocurre en esta zona tan especial.

Es cierto que puede sufrir más en momentos destacados como los embarazos, los partos, la menopausia o los ejercicios hiperpresivos. Por ello, en estos momentos, deberemos prestarle más atención a nuestro suelo pélvico y a los ejercicios de kegel. (Por cierto, no es la única forma de trabajar nuestro suelo pélvico).

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.