Clínica de Fisioterapia. Adultos, Pediatría y Maternidad


  Llámanos : +34 605 787 829

Publicaciones etiquetadas con: suelo pelvico

cicatriz

Cicatriz y acupuntura

Una cicatriz bien curada o cicatrizada (valga la redundancia) debe ser plana, movible o libre y poco visible. En ciertas ocasiones, las cicatrices se endurecen, tienen una pigmentación distinta a la piel original o son abultadas. Esto es lo que se conoce como cicatriz queloide.

Problemas de una cicatriz:

  • Dolor e hipersensibilidad en la zona
  • El dolor puede irradiar a otras zonas circundantes
  • Alteraciones motoras y sensitivas en la zona
  • Generar adherencias y restringir la movilidad
  • Por ejemplo, una cicatriz por cesárea puede provocar: dolor lumbar o abdominal, frio en la zona lumbar, molestias en las relaciones sexuales
  • Una episiotomía puede provocar: dolor en las relaciones
  • Una cirugía de rodilla puede provocar: dolor y quemazón en rodilla, cuádriceps o cambios de temperatura entre ambas piernas.

Tratamientos de una cicatriz, Fisioterapia

Ya sabéis que con fisioterapia podemos evitar estos problemas y enseñaros a trabajar vuestra cicatriz en casa con masajes e hidratación, pero hoy queríamos hablaros de la acupuntura.

Acupuntura en las cicatrices

Gracias a la acupuntura se mejora la microcirculación de la sangre en la zona de la cicatriz. La técnica es muy sencilla a la par de efectiva. De esta manera, movilizamos la zona, eliminamos adherencias y se reduce la marca estéticamente.

Esta es solo una herramienta más de abordar la cicatriz junto a la fisioterapia.

Os recordamos la importancia de hacer un tratamiento en todas las cicatrices (ya se con fisioterapia y/o con acupuntura), una vez que la piel esté del todo cerrada.

Nunca es tarde para tratar tu cicatriz, aunque es más efectivo cuanto más reciente sea.

Artículos Relacionados

Leer más
suelo pélvico

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel se basan en realizar una contracción voluntaria de los músculos del suelo pélvico.  Al realizar esa contracción se tiene que notar un cierre y ascenso de la vagina y esfínter anal.

Cómo hacer bien los ejercicios de kegel

  • Primero hay que tener claro donde están estos músculos y como se realiza la contracción adecuadamente.
  • Fíjate en tu postura: si elegimos posiciones sin gravedad (tumbada) será mas sencillo que posturas en las que influye la gravedad (cuadrupedia, sedestación o bipedestación). Tenlo en cuenta al ir progresando con el ejercicio.
  • También tenemos que incorporar la elongación a nuestro cuerpo (crecer) con nuestra pelvis neutra.
  • Tras cada contracción, tenemos que relajar la musculatura (si, nuestro suelo pélvico también genera tensiones y contracturas)
  • Realiza las contracciones mientras continuas respirando, no hagas apneas durante el esfuerzo/contracción.
  • Debemos contraer solo los músculos del suelo pélvico: no contraer glúteos, ni rectos abdominales ni aductores.

Si tienes dudas al localizar tu suelo pélvico o no sabes si realizas bien la contracción ( en lugar de ascender, empujas hacia fuera), te recomendamos acudir a un fisioterapeuta de suelo pélvico. El te guiará y valorará tu suelo pélvico para que puedas entrenarlo de una manera adecuada y personalizada.

Siempre recomendamos una valoración por parte de un profesional para conocer el estado del que partimos, ofrecer un entrenamiento adaptado y/o evitar lesiones.

Quién debe realizar los ejercicios de Kegel

Cualquier persona (mujer u hombre). Es bueno tener unos músculos fuertes y elasticos en todo nuestro cuerpo, y lo mismo ocurre en esta zona tan especial.

Es cierto que puede sufrir más en momentos destacados como los embarazos, los partos, la menopausia o los ejercicios hiperpresivos. Por ello, en estos momentos, deberemos prestarle más atención a nuestro suelo pélvico y a los ejercicios de kegel. (Por cierto, no es la única forma de trabajar nuestro suelo pélvico).

Artículos Relacionados

Leer más
suelo pélvico

Valoración del suelo pélvico por un fisioterapeuta

La valoración del suelo pélvico debe realizarla un fisioterapeuta especializado en obstetricia y uroginecología. Él se encarga de prevenir y tratar disfunciones del suelo pélvico que afecten al correcto funcionamiento de la micción, defecación y área sexual.

Es importante saber que nuestra postura y zonas abdominal y lumbar están ligadas a un buen funcionamiento de estas áreas. Por ello lo primero que debe hacer un fisioterapeuta es hacer una correcta valoración del suelo pélvico.

¿En qué consiste una valoración del suelo pélvico?

En primer lugar, el fisioterapeuta realiza una entrevista para conocer los hábitos de la paciente y ver como pueden influir en su suelo pélvico:

  • Hábitos miccionales y defecatorios: levantarse por la noche a orinar, estreñimiento, hacer fuerza o no al defecar, sensación de no haber vaciado…
  • Actividades deportivas: ejercicios hiperpresivos, si se realizan adecuadamente…
  • Alimentación: alimentos estimulantes, beber poca agua, cuando se bebé la mayor ingesta de agua, fibra…
  • Hábitos sexuales: dolor en las relaciones, deseo sexual, facilidad para llegar al orgasmo…
  • Historial obstétrico: embarazos, cirugías, cesáreas, episiotomías, desgarros…
  • Profesión: realizar esfuerzos, más tiempo de pie o sentado…

En segundo lugar, el fisioterapeuta pasa a realizar una exploración física:

  • Postura
  • Abdomen: diástasis, cicatrices.
  • Periné: cicatriz de episotomia o desgarro.
  • Reflejos

Y por último se realizará una palpación intracavitaria para valorar la musculatura pélvica:

  • Tono muscular
  • Puntos de tensión (contracturas)
  • Fuerza muscular
  • Reflejos
  • Estática visceral (posibles prolapsos)

Según esta valoración conoceremos el estado de nuestro abdomen, pelvis y periné para tener un tratamiento individualizado y así prevenir o tratar disfunciones del suelo pélvico.

¿Cuándo debo realizarme una valoración del suelo pélvico?

Aunque nunca está de más conocer nuestro estado, hay ciertas situaciones en las que se debería de acudir a un fisioterapeuta experto en obstetricia y uroginecologia:

  • Embarazo: tras el primer trimestre
  • Posparto: tras parto vía vaginal o por cesárea
  • Durante la menopausia: cambian los tejidos y es frecuente la aparición de problemas
  • Personas que realizan actividades de impacto o deportes hiperpresivos: crossfit, correr, saltar, abdominales tradicionales…
  • Ante cualquier sintomatología: escapes de orina ante esfuerzos (toser, estornudar, reír, saltar…)
  • En caso de sufrir estreñimiento crónico con o sin hemorroides o fisura
  • Motivos en el área sexual: dolor en las relaciones, dificultad para llegar al orgasmo, ruidos vaginales
  • Dolor lumbar o pélvico, sensación de peso vaginal.

¿Porque no es suficiente con la valoración de tu ginecólogo o matrón?

Cada profesional hace una valoración diferente. El ginecólogo previene y detecta posibles alteraciones de los órganos reproductores, enfermedades de transmisión sexual, cáncer ginecológico o de mama…

Lo ideal es realizar ambas valoraciones (fisioterapeuta y ginecólogo)

En Clínica Angular contamos con un fisioterapeuta especializado que puede ayudarte. Estamos en el barrio de teatinos, Málaga.

Artículos Relacionados

Leer más
suelo pélvico

Suelo pélvico y estornudos

¿Sabes cómo influyen en tu suelo pélvico los estornudos?

Es temporada de alergias y con ello van unidos los estornudos, aunque también puede afectar la tos crónica. ¿Crees que existe relación entre el suelo pélvico y los estornudos? Pues sigue leyendo.

Cómo influyen los estornudos o la tos

Un estornudo o tos aumenta la presión intraabdominal produciendo un desplazamiento de las vísceras pélvicas hacia abajo. Si tu suelo pélvico no es competente o está debilitado, no será capaz de resistir esa presión y provocará perdidas de orina y a la larga prolapsos.

Casi la mitad de las mujeres que tienen algún problema de suelo pélvico, sufren de escapes de orina al estornudar o toser.

Las presiones mantenidas en el suelo pélvico (estornudos, tos crónica, ejercicios mal realizados o hiperpresivo, estreñimiento, embarazados…etc.) provocan la debilidad y fatiga de los músculos del periné. Así como tener un abdomen débil, también influye en una mala gestión de las presiones abdominales.

¿Qué puedo hacer?

Es importante acudir a un Fisioterapeuta especialista en Suelo Pélvico para que realice una valoración de la musculatura del suelo pélvico, así como nuestros hábitos o dinámica de nuestro cuerpo.

Dependiendo de esa valoración, el fisioterapeuta recomendará una serie de ejercicios para trabajar en casa y/o en consulta.

Consejos:

  • Si sentimos que vamos a estornudar o tener un ataque de tos, es importante intentar reducir el impacto sobre el suelo pélvico realizando una contracción del mismo como reteniendo la orina (visualiza cerrar tu esfínter y ascender).
  • Corrige tu postura. El estar encorvada o mal sentada, también influye en el tono de tu suelo pélvico.
  • Es importante conocer el estado de tu suelo pélvico en manos de un especialista, para concretar los ejercicios que mejor se adaptan a tu situación y sobre todo realizarlos correctamente, ya que muchas veces no tenemos una buena propiocepción de nuestro suelo pélvico. De esta manera, mantendremos nuestro suelo pélvico en forma.
  • De forma general, es bueno realizar ejercicios de Kegel o hipopresivos (ojo! No todas las mujeres tienen debilidad del suelo pélvico). Puede ser que necesites relajarlo porque tiene excesivo tono muscular. Por eso es tan importante una valoración con la fisioterapeuta de suelo pélvico).

En Clínica Angular podemos ayudarte. Ponte en buenas manos.

Artículos Relacionados

Leer más