Clínica de Fisioterapia. Adultos, Pediatría y Maternidad


  Llámanos : +34 605 787 829

Publicaciones en la categoría: Fisioterapia y osteopatía

hamaca postural

K-stretch

El método K-stretch postural es la revolucionaria hamaca postural creada para mejorar la postura y reequilibrar el tono muscular.

Está diseñada y concebida para respetar la fisiología y la biomecánica del cuerpo humano.

Gracias a K-stretch postural se consigue mejorar la condición física a través del estiramiento de las cadenas musculares y fasciales del cuerpo.

La hamaca postural cuenta con dos planos móviles (uno para el tronco y otro para piernas) y unas alas para apoyar los brazos. Estos soportes permiten mantener una correcta postura durante la ejecución de los ejercicios, garantizando así un trabajo muy preciso y seguro para cualquier persona.

En todo momento, será guiado por un fisioterapeuta para evitar compensaciones y llegar a unos objetivos.

A quién puede ayudar K-stretch?

El método Kstretch es apto para todos:

  • Personas que sufren un exceso de tensión muscular
  • Deportistas que debido al exceso de esfuerzo físico y a los gestos repetitivos sufren sobrecargas.
  • Personas mayores, para ganar rango articular, flexibilidad y calidad de vida.
  • Jóvenes que pasan muchas horas en malas posturas o son sedentarios
  • Embarazadas y posparto como método de reacondicionamiento físico y prevención de dolores musculares.

Beneficios de K-stretch

  • Reequilibra el tono muscular
  • Mejora la postura
  • Mejora la elasticidad muscular
  • Mejora la movilidad articular
  • Mejora la circulación
  • Mejora la condición física en general

El método kstretch es un método de reeducación postural creado por Danilo Barzio. Este método respeta los principios fundamentales de métodos posturales de origen mezierista y tiene como objetivo principal devolver al cuerpo su funcionalidad y eficacia a través del tratamiento de las cadenas musculares y fasciales.

Una postura correcta y equilibrada es la expresión de un buen funcionamiento muscular y articular.

Artículos Relacionados

Leer más

Diatermia

La diatermia es una técnica no invasiva de tratamiento que consiste en la transferencia de corriente de alta frecuencia al interior del tejido corporal. Gracias a ella conseguimos acelerar el metabolismo y la reabsorción del edema. De esta manera, reducimos el tiempo de recuperación de las lesiones. Contamos con dos tipos de diatermia:

  • Diatermia capacitiva: se usa en tejidos más superficiales.
  • Diatermia resistiva: permite su aplicación en tendón, hueso y ligamentos.

La diatermia es una terapia que consigue estimular los tejidos de zonas profundas que son difíciles de activar.

¿Cómo actúa la diatermia?

Esta terapia genera un calor focalizado en tejidos provocando varios efectos:

  • Eleva la temperatura de los tejidos (profundos y superficiales)
  • Efecto vasodilatador, aumentando el flujo sanguíneo que facilita el drenaje de edemas
  • Efecto antiinflamatorio
  • Reducción del dolor
  • Liberación muscular
  • Mejora de la movilidad
  • Regeneración de los tejidos
  • Se acelera la cicatrización
  • Se reduce la fibrosis

Contamos con dos tipos de diatermia:

  • Capacitiva: se usa en tejidos más superficiales.
  • Resistiva: permite su aplicación en tendón, hueso y ligamentos.

En qué campos puede aplicarse la diatermia

  • Alteraciones musculo-esqueléticas (recientes o crónicas) (esguinces, tendinopatías, contracturas…)
  • Fisioterapia deportiva (roturas fibrilares, fascitis plantar, fracturas, espolón…)
  • Fisioterapia estética (flacidez, arrugas, cicatrices, ojeras…)
  • Problemas vasculares (drenaje linfático, edemas)
  • Problemas reumatológicos (artritis, artrosis…)
  • Problemas neurológicos (neuralgia)
  • Suelo Pélvico (mejora de los tejidos, cicatrices, diástasis…)

Contraindicaciones

  • Pacientes con marcapasos
  • Flebitis, tromboflebitis o trombosis
  • Heridas abiertas
  • Infecciones locales
  • Epilepsia
  • Fiebre
  • Problemas de sensibilidad térmica
  • Niños con peso menor de 15kg
  • Tumores
  • Embarazo
  • Varicose Venus

Sesión de diatermia

Es totalmente agradable. Suele durar entre 15 y 30 minutos. Normalmente se utiliza combinándolo con otras terapias manuales.

Estamos ubicados en el barrio de Teatinos, Málaga.

Artículos Relacionados

Leer más
cicatriz

Cicatriz y acupuntura

Una cicatriz bien curada o cicatrizada (valga la redundancia) debe ser plana, movible o libre y poco visible. En ciertas ocasiones, las cicatrices se endurecen, tienen una pigmentación distinta a la piel original o son abultadas. Esto es lo que se conoce como cicatriz queloide.

Problemas de una cicatriz:

  • Dolor e hipersensibilidad en la zona
  • El dolor puede irradiar a otras zonas circundantes
  • Alteraciones motoras y sensitivas en la zona
  • Generar adherencias y restringir la movilidad
  • Por ejemplo, una cicatriz por cesárea puede provocar: dolor lumbar o abdominal, frio en la zona lumbar, molestias en las relaciones sexuales
  • Una episiotomía puede provocar: dolor en las relaciones
  • Una cirugía de rodilla puede provocar: dolor y quemazón en rodilla, cuádriceps o cambios de temperatura entre ambas piernas.

Tratamientos de una cicatriz, Fisioterapia

Ya sabéis que con fisioterapia podemos evitar estos problemas y enseñaros a trabajar vuestra cicatriz en casa con masajes e hidratación, pero hoy queríamos hablaros de la acupuntura.

Acupuntura en las cicatrices

Gracias a la acupuntura se mejora la microcirculación de la sangre en la zona de la cicatriz. La técnica es muy sencilla a la par de efectiva. De esta manera, movilizamos la zona, eliminamos adherencias y se reduce la marca estéticamente.

Esta es solo una herramienta más de abordar la cicatriz junto a la fisioterapia.

Os recordamos la importancia de hacer un tratamiento en todas las cicatrices (ya se con fisioterapia y/o con acupuntura), una vez que la piel esté del todo cerrada.

Nunca es tarde para tratar tu cicatriz, aunque es más efectivo cuanto más reciente sea.

Artículos Relacionados

Leer más
suelo pélvico

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel se basan en realizar una contracción voluntaria de los músculos del suelo pélvico.  Al realizar esa contracción se tiene que notar un cierre y ascenso de la vagina y esfínter anal.

Cómo hacer bien los ejercicios de kegel

  • Primero hay que tener claro donde están estos músculos y como se realiza la contracción adecuadamente.
  • Fíjate en tu postura: si elegimos posiciones sin gravedad (tumbada) será mas sencillo que posturas en las que influye la gravedad (cuadrupedia, sedestación o bipedestación). Tenlo en cuenta al ir progresando con el ejercicio.
  • También tenemos que incorporar la elongación a nuestro cuerpo (crecer) con nuestra pelvis neutra.
  • Tras cada contracción, tenemos que relajar la musculatura (si, nuestro suelo pélvico también genera tensiones y contracturas)
  • Realiza las contracciones mientras continuas respirando, no hagas apneas durante el esfuerzo/contracción.
  • Debemos contraer solo los músculos del suelo pélvico: no contraer glúteos, ni rectos abdominales ni aductores.

Si tienes dudas al localizar tu suelo pélvico o no sabes si realizas bien la contracción ( en lugar de ascender, empujas hacia fuera), te recomendamos acudir a un fisioterapeuta de suelo pélvico. El te guiará y valorará tu suelo pélvico para que puedas entrenarlo de una manera adecuada y personalizada.

Siempre recomendamos una valoración por parte de un profesional para conocer el estado del que partimos, ofrecer un entrenamiento adaptado y/o evitar lesiones.

Quién debe realizar los ejercicios de Kegel

Cualquier persona (mujer u hombre). Es bueno tener unos músculos fuertes y elasticos en todo nuestro cuerpo, y lo mismo ocurre en esta zona tan especial.

Es cierto que puede sufrir más en momentos destacados como los embarazos, los partos, la menopausia o los ejercicios hiperpresivos. Por ello, en estos momentos, deberemos prestarle más atención a nuestro suelo pélvico y a los ejercicios de kegel. (Por cierto, no es la única forma de trabajar nuestro suelo pélvico).

Artículos Relacionados

Leer más
ganchoterapia

Ganchoterapia

La Fibrolisis diacutánea o ganchoterapia es una técnica instrumental de fisioterapia indicada para el tratamiento de los dolores o algias del aparato locomotor. Su objetivo principal es liberar las adherencias y/o corpúsculos irritativos mediante ganchos aplicados sobre la piel.

El instrumento utilizado para esta técnica se llama gancho y de aquí viene su nombre popular.

Gracias a los ganchos, se va a acceder a adherencias o planos de deslizamiento que difícilmente son accesibles con los dedos.

Técnica de Fibrólisis diacutánea

Se compone de tres fases sucesivas:

  1. Fase de palpación digital se realiza con la mano que no dirige el gancho, y sirve para delimitar a groso modo las zonas anatómicas a tratar.
  2. La fase de palpación instrumental, que se realiza con el gancho, permite localizar con precisión las adherencias y los corpúsculos fibrosos existentes.
  3. Fase de fibrólisis consiste en una tracción suplementaria que se realiza con el gancho al final de la fase de palpación instrumental, y que está destinada a alargar, o incluso romper, las adherencias y corpúsculos fibrosos.

Efectos de la ganchoterapia

  • Mecánicos: sobre las adherencias fibrosas y/o corpúsculos fibrosos para mejorar el movimiento en los distintos planos tisulares favoreciendo su elasticidad. Se utiliza sobre todo en zonas donde existen estancamientos venosos o periarticulares. Igualmente sobre cicatrices, hematomas…etc.
  • Circulatorios: por estimulación a nivel local de la circulación sanguínea y linfática, gracias a la liberación de histamina.
  • Reflejos: por inhibición de puntos reflejos.

Aplicaciones de la fibrolisis diacutánea

En cuanto a sus aplicaciones, los ganchos pueden utilizarse para prácticamente cualquier estructura muscular, tendinosa o articular a nivel superficial. Los ganchos también permiten trabajar a cierta profundidad debido a que pueden penetrar en los tabiques intermusculares. Destacamos:

  • Adherencias consecutivas a un traumatismo o a una intervención quirúrgica.
  • Procesos inflamatorios o degenerativos de estructuras musculoesqueléticas: tendinosis, pubalgias, fascitis plantar, etc.
  • Neuralgias consecutivas a una irritación mecánica de los nervios periféricos: neuralgia de Arnold, ciatalgia, neuralgia cérvico-braquial e intercostal; atrapamiento de troncos nerviosos periféricos.
  • Tratamiento de los síndromes tróficos de las extremidades, síndromes compartimentales, etc.
  • Sobrecargas musculares: tríceps sural, isquiosurales, periostitis…etc.

Contraindicaciones ganchoterapia

  • Mal estado de la piel: piel frágil, melanomas, etc.
  • Mal estado trófico del sistema circulatorio: fragilidad capilar, varices, adenomas, etc.
  • Pacientes con tratamientos anticoagulantes o neurolépticos.
  • Contraindicado en niños y ancianos.

La Fibrolisis Diacutánea o ganchoterapia es un método propio de la fisioterapia y debe ser realizada por un fisioterapeuta formado específicamente en la materia para garantizar la eficacia del tratamiento.

Artículos relacionados con Fisioterapia

Leer más